Relato erótico

Y después…Sexo salvaje

Charo
9 de noviembre del 2019

Los padres de su novia se iban de viaje y podían estar una semana en su casa y solos. Follaron como locos pero una tarde se pelearon y él se marchó. Cuando regresó al día siguiente su novia estaba “diferente”. Le preguntó y …

Luís – MADRID
Hola, amigos de Clima, soy de Madrid y quiero contar la experiencia que viví con mi novia. Ella es una chavala muy sensual y con un culo demasiado grande y hermoso, que parece un corazón, tiene una carita angelical pero al mismo tiempo de diablilla, con un buen par de tetas tiesas y duras.
Los dos somos una pareja bastante caliente, y hemos cumplido muchas de nuestras fantasía, aunque nos faltaban algunas y una de las que nos faltaba cumplir era hacer un trío con otro hombre, y más aun cuando ella lo había hecho un par de veces con otra mujer.
Como digo, y desde hacía mucho tiempo, yo tenía la fantasía de que ella se dejara follar ya que esto me ponía muy cachondo. Esto pasó en enero, cuando su familia se fue de viaje y nos quedamos solos en su casa, dispuestos a pasar una semana caliente, de mucho sexo y lujuria. Inventamos mucho, el sexo estuvo increíble. Lo hicimos de todas las forma posible, ella estaba insaciable, cada vez que se le antojaba me sacaba la polla y me hacía la gran mamada.
A mitad de semana tuvimos una discusión y por este problema yo me fui a dormir a mi casa esa noche. Al día siguiente, cuando llegué a su casa, hicimos las paces y nos pusimos hablar en su cuarto donde, para mi sorpresa, encontré en el cesto de ropa sucia su tanga negro hilo dental, el más diminuto i excitante que posee. Cuando le pregunté por ello se hizo la loca y no supo que responderme. La situación me intrigó ya que el día anterior yo lo había visto en su cajón de la ropa limpia, y por la noche ella llevaba uno rosado de lacitos, igual de sexy.
La situación me revoloteó en la mente y cuando mi novia se fue a limpiar la casa, yo me quedé en la habitación y al percatarme que ella no estaba cerca, saqué el tanga y me lo llevé a la cara para olerlo. Muchas veces lo había hecho, pues me encanta el olor del sexo de mi novia, es como una droga para mí, pero esta vez fue una mezcla de fluidos. El tanga estaba todo lleno de sus fluidos como si se hubiera excitado mucho cuando lo llevaba puesto. La idea me molestó al principio pero luego me puso cachondo el imaginarla follando. La polla se me puso a mil y un montón de ideas lujuriosas pasó por mi mente.
Salí de la habitación en dirección donde estaba, estaba de espaldas en la cocina fregando unos platos, y le volví a preguntar por el tanga, y ella en tono de broma me respondió:

Ruby_Rocco_081908_025

– Es que anoche me fui a follar – y se rió, pero reaccionó añadiendo – Es mentira, mi amor.
Yo la abracé por la espalda empezándola a manosear, le subí la bata que llevaba, le acaricié el culo y me di cuenta que no llevaba bragas, así que seguí sobándole las nalgas y besando su cuello, luego subí mi manos hasta sus tetas. Ella ya dejaba oír sus primeros suspiros y gemidos, por lo que bajé hasta su sexo encontrándolo muy mojado, pero me percaté de otra cosa y es que estaba toda rasuradita, como si lo hubiera hecho recientemente y el día anterior, cuando follamos, eso no estaba así.
Entonces le subí una pierna, bajé mi cara hasta su sexo que, insisto, estaba muy empapado, y se lo empecé a comer. Sus gemidos y movimientos de cadera se aceleraron, mi lengua recorría desde su clítoris hasta la entrada del culo, los chorros de sus fluidos inundaban mi cara y así tuvo un violento orgasmo. Los frenéticos movimientos de sus caderas se hicieron más intensos mientras con sus manos cogió mi cabeza, y me la hundió más en su chocho y otro orgasmo seguido llegó. Ahora sus gemidos ya eran gritos.
Rápidamente me puse de pie, bajé mi pantalón y mis calzoncillos haciendo que mi polla saltara como un resorte, y sin más esperar clavé la polla en su coño y un suspiro salió de los dos al unísono, empecé a bombearla sin piedad, pues estaba muy excitado. Imaginarla follando con otro me ponía a mil. Después de un rato de follarla de todas las formas, mi novia me dijo:
– Creo que encontrar mi tanga te ha puesto muy pero muy caliente, sé que te estás imaginando a tu putita follando con otro. Pues sí, así es y lo disfruté mucho, saboree ayer una polla muy grande y hermosa que me llenó de leche.
Estas palabras hicieron que mis movimientos se intensificaran, quería romperle el coño, la muy puta destilaba chorros y chorros de fluido hasta que un orgasmo intenso recorrió mi cuerpo y exploté, llenándoselo con mi leche calientita, ella se agachó y con su boca limpió mi polla, dejándola reluciente. Entonces nos fuimos a descansar, pues estábamos agotados por la intensa sección de sexo.
Al levantarme mi novia todavía dormía, me fui al cesto y allí estaba el dichoso tanga que cogí de nuevo y comencé a olerlo otra vez, cosa que hizo reaccionar mi polla al instante, comenzando a imaginar a mi novia, muy puta, disfrutando de sexo con otro, clavada por otra polla y chupándolo todo como una cerda. Así me corrí y dejé todo mi semen en su tanga, marcando mi territorio.
Más tarde nos pusimos a beber y hablar de trivialidades hasta que salió la conversación deseada por los dos y ella me contó lo siguiente:

Ruby_Rocco_081908_007

– La noche anterior, cuando te fuiste, me llamaron unos amigos para salir, y de lo enfadada que estaba decidí aceptar la invitación. Tomé un baño y me arreglé, me puse el vestido más sexy, el tanga negro que tanto te gusta…
Yo la interrumpí preguntándole:
– Y también te rasuraste, ¿tenias intención de follar?
– Pues sí – me respondió ella – tú sabes que estoy en mis días de lujuria y quería sexo.
Mi polla reaccionaba de nuevo con su historia y ella siguió:
– Nos fuimos a un sitio los tres, bebimos mucho y ya sabes
que a mí, el alcohol me pone más cachonda de lo que ya soy. Mientras bailaba con mis dos amigos, comencé a jugar con ellos bailando de lo más sensual, quería sentir sus pollas, las cuales me las apoyaron sin ningún pudor, cosa que disfruté mucho, es más me puso extremadamente mojada Cuando la rumba había terminado, unos de los chicos, el que era dueño del coche, me dijo, al oído, que me deseaba, y yo le dije que yo también, que estaba muy caliente y que quería follar, pero le pregunté qué es lo que pensaba hacer con su amigo. Dijo que como llevaba muchas copas, lo dejaríamos durmiendo en el coche.
De camino al hotel, el otro amigo, que iba detrás se había quedado dormido o fue lo que yo creí, o sea que empecé a meterle mano en la polla encontrando que la tenía muy dura. Yo estaba como loca, quería que me follara ya, así que me subí el vestido dejando ver mi tanga y su mano empezó a recorrer mi sexo, mientras yo desabrochaba su pantalón y le sacaba la polla, la cual tenía un tamaño considerable, y la comencé a chupar, lamiendo su cabeza. Por fin llegamos al hotel, dejamos el coche abierto, con los cristales abajo, ya que su amigo estaba detrás durmiendo. Entramos en la habitación y nos comenzamos a besar como locos.
A estas alturas, yo tenía la polla en la mano y me la estaba meneando. Ella continúo diciéndome lo siguiente:

Ruby_Rocco_081908_029

– Él me subió el vestido, me tiró en la cama, abrió mis piernas, apartó el tanga para un lado y comenzó a lamerme el coño. Era muy diestro con la lengua, yo me tocaba los pechos pues estaba muy cachonda. Pero en ese momento se abrió la puerta de la habitación y entró el otro muchacho. Yo me asusté, pero me dijo que me tranquilizara que él solo venía a ver, pero me di cuenta que todo era un plan de los dos para follarme. Bueno el tío siguió en su faena de lamerme toda mientras su amigo se masajeaba la polla, la cual me dejo hipnotizada, pues era muy grande, casi igual que la tuya amor. Yo estaba muy caliente y lo que quería era disfrutar, me puse a cuatro patas y él me empezó a follar, delante de mi estaba su amigo que seguía masturbándose. Entonces nos miramos fijamente, él se acercó y puso su polla en mi boca, recibiéndola yo con mucho gusto, estaba en éxtasis, siendo follada por dos hombres. Luego cambiaron de posición, me follaba uno mientras yo se la chupaba al otro, los dos jugaban conmigo como una perra, uno se acostó en la cama y yo comencé a cabalgarlo, él otro se situó en mi culo, me lo ensalivó bien y me la metió, rompiéndome el culo. Seguíamos a ritmo casi perfecto, una serie de orgasmos me electrizaron, luego se levantaron los dos y me hicieron chupar las dos pollas. Me atragantaba con esas dos descomunales vergas hasta que descargaron toda su leche en mis tetas, mi boca y mi cuerpo.
En ese momento no aguanté más, me levanté y le regalé una follada descomunal a mi novia. Toda la noche la pasamos jodiendo. Yo estaba a mil y explotamos en una serie de descomunales orgasmos. Después de eso mi novia me dijo que de ahora en adelante sería muy golfa, y saldría a follar cada vez que se le antojara, por cómo me puse y como la jodí.
Saludos de los dos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies

Online porn video at mobile phone