Relato erótico

Sexo, caliente y guarro

Charo
1 de octubre del 2019

Está casado y aquella noche quedó con unos amigos para tomar unas copas. Tiene 45 años, y normalmente le gusta mirar a las mujeres mucho más jóvenes que él. Aquella noche fue una excepción, le presentaron a una cincuentona que le rompió los esquemas.

Agustín – Valladolid

La conocí por casualidad como casi siempre sucede, ese día yo salí con unos amigos a dar una vuelta en los bares y tomar una copa, uno de mis amigos dijo que lo esperáramos porque una amiga había quedado de verlo ahí para entrar juntos a un bar, al llegar la amiga resulta que no venia sola, otra mujer la acompañaba, me pareció que la conocía, pero no le di mayor importancia, se llamaba Mercedes. Me puse a hablar con Mercedes. Se le notaba que no era ninguna jovencita pero si una mujer muy guapa, así estuvimos esa noche sin que nada llegara a pasar, yo en mi condición de hombre casado y conocido en la ciudad no me quería exponer mucho a las habladurías de la gente, por eso es que preferí no hacer ningún movimiento, quedamos en vernos después para ver si podíamos hacer algunos negocios juntos y nos despedimos amablemente.
A los pocos días de habernos conocido Mercedes me llamo para concretar una cita y hablar de negocios, fijamos la hora y ella puntualmente llego a la cita, la note seria, bastante profesional en lo que hacía, pero aun y con esa seriedad me llamaba mucho la atención. Traté alargar la charla aunque ya habíamos agotado los temas de negocios, para poder seguir disfrutando de su compañía. Al cabo de un buen rato nuestra conversación era muy amena y nos reíamos mucho.
Cogió la costumbre de pasar a menudo por mi despacho. Cada vez la encontraba más atractiva a pesar de su edad, debajo de sus vaqueros se podía adivinar todavía un buen culo, se notaban unas nalgas redonditas y bien puestas que a nadie podían pasar desapercibidas, su cuerpo todavía bien conservado a pesar de pasar de los cincuenta años, además tenía cara de niña traviesa. Me imaginaba lo que debía ser follar con ella, pero de momento no pasaba nada.
Fue Mercedes quien tomo la iniciativa y me dijo que le gustaría poder hablar conmigo mas tranquilamente, pero fuera de la oficina, la idea a mi me encanto y me empecé a saborear a la madurita, y aprovechando que mi esposa y mis hijos estaban fuera de la ciudad, quedamos de ir a cenar en un lugar no muy ruidoso y a ver qué pasaba.
Soy un hombre de 45 años 1.80 delgado, canoso prematuro, no mal parecido, cuando menos nunca he tenido ningún problema para tener buenas mujeres, nunca hasta esa vez había siquiera pensado en salir con una mujer de más de 35 años, no es que no me llamen la atención las maduritas claro que sí y además las hay muy guapas pero, por alguna razón, nunca se me había dado la oportunidad de estar con una mujer así pero esta mujer, me apetecía.

_MG_6198

Volviendo a la historia, después de disfrutar de una buena cena nos fuimos a un bar tranquilo y estuvimos hablando y riendo. Al cabo de un rato y sin decirnos nada empezamos a besarnos y a sobarnos. La gente nos estaba mirando, ya que, solo nos faltaba follar allí mismo, total que decidimos ir a buscar un lugar más tranquilo. En cuanto nos metimos en el coche, me abrió el pantalón y me empezó a hacer una mamada de campeonato, diría que hacía mucho tiempo que nadie me la mamaba de esa manera. Así que en cuanto vi un hotel, fui directo hacia él. Mercedes me preguntó que hacía y le dije que quería follármela a tope y eso solo se podía hacer bien en una cama. Dijo que aunque era una mujer divorciada no quería arriesgarse a que la vieran entrando en un hotel, por lo tanto tenía que pensar algún lugar para follar tranquilos. Total que no se me ocurría donde ir a meterme y me acordé que en mi casa no había nadie, nunca se me hubiera ocurrido meter una mujer a mi casa por respeto pero era tanta la calentura que ya no pensaba claramente, así que, fuimos hacia mi casa, a su casa no podíamos ir porque estaba su hijo.
Nada mas entrar en la casa ya no nos aguantábamos ninguno de los dos nos morreamos en la sala un buen rato, pero lo que queríamos era una cama así que nos fuimos a una habitación y ahí nos seguimos besando y sobando. Ya acostados en la cama, le empecé a quitar la blusa y el pantalón, ella hizo lo mismo conmigo y nos quedamos solo en ropa interior fundidos en un abrazo que parecíamos uno solo, dándonos beso tras beso, sin decir nada me quito el bóxer y siguió con la mamada que había empezado en el coche, tenía la polla como nunca de dura, Mercedes me estaba haciendo la mamada mas buena de mi vida, después de un rato la tumbé y le quite la ropa interior para devolverle el favor.
Me encontré con una almeja peluda que estaba chorreando, me puse entre sus piernas y le empecé a dar besos en sus muslos y en la parte externa de su almejita, ella estaba de lo más caliente tenía la cara transformada por la lujuria, seguí mamando esa almejita por un buen rato hasta que conseguí arrancarle un orgasmo y empezó a temblar. Pensé que se había desmayado ya que quedó completamente flácida, yo seguí mamando ese chocho que me sabia a miel, le llegó otro orgasmo y otro más, hasta que me pido que parara.
La puse boca abajo y fue en ese momento cuando tuve una buena visión de sus preciosas nalgas, era una madura de 50 años con unas nalgas preciosas seguidas de una espalda espectacular, empecé a besarlas y a morderlas. Empecé a separarlas quedando a la vista un agujerito rosadito que pedía a gritos que lo chupara, me dediqué lamerlo tratando de entrar en ese cerrado agujero con mi lengua Mercedes empezó de nuevo a gemir a medida que yo seguía tratando de meter mi lengua en su ano, hasta que empezó a temblar y a convulsionarse mientras le llegaba otro orgasmo.

_MG_6212

Me subí y seguí besándola, ella me abrazaba y con piernas y brazos me besaba apasionadamente y al oído me pedía que la penetrara, no me hice mucho de rogar y puse mi capullo que, por cierto, estaba a punto de reventar y de un solo empujón se la metí hasta el fondo. Gritó y cruzó las piernas detrás de mi culo para clavársela a tope. Yo estaba en la gloria, ese chochito se amoldaba perfectamente a mi polla humedeciéndola completamente por sus líquidos, seguimos así por un buen rato. Me pidió que cambiáramos, se coloco sobre mí, empezó a cabalgarme y me decía:
-Fóllame cabrón…
Veía su cara de vicio y cada vez me calentaba más. Me costaba un verdadero esfuerzo no correrme como un cerdo. Le dije que dejara de montarme y que se pusiera a cuatro patas. Le puse una almohada debajo de las caderas y volví a comerle el culo. Mercedes adivinó rápidamente mis intenciones y me dijo que no se la metiera por el culo, que era virgen, pero por supuesto, no le hice ni caso.
Cuando lo tenía bien lubricado le metí un dedo y después dos. Entraban y salían de su culo con facilidad. Al cabo de un rato me pedía a gritos que se la metiera.
No me hice de rogar y de inmediato acerque mi polla y empecé a hacer presión en su culo, que, la fue recibiendo poco a poco, ella al principio se quejaba de dolor pero después de un rato de irla metiendo lentamente empezó a culear y me di cuenta que ya no le dolía. Era una gozada, tenía el culo tan prieto que parecía que me estaba estrangulando la verga, pero el gusto era bestial. Iba a correrme, pero quería hacerlo en su boca.
Saque el rabo de aquel delicioso culo, me acerqué a su cara y se la metí en la boca, agarrándola de la cabeza mientras se la follaba. A los pocos minutos le solté un buen chorro de leche que, la muy cerda engullía sin rechistar. Me dejó los huevos secos.
Después de descansar un rato me levante para ir al baño, le dije si quería darse una ducha conmigo, y acepto. Nos vestimos y la llevé a su casa.
Al día siguiente llego mi familia. Todo estaba como si no hubiera pasado nada, pero esa noche no la olvidaría nunca, no todos los días encuentra uno una mujer con la que el sexo sea realmente fuera de lo común.
Después de esa noche nos seguimos viendo por algún tiempo y luego mi esposa se entero de lo nuestro, pero eso ya es otra historia.
Besos para todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"relatos tetonas españa"www.revistaclima.com"revista climas""super tetas naturales""anuncios sex""relatos eroticos-""relatoa porno""contactos lib""relatos pirno""narraciones porno""relatos eroticos clima""revisya clima""clima relatos""relatos clima""relatos intercambio""relatos sex""relatos eroticos maduros""follando criada"www.revistaclima.comrelatosclima"relatos de sexo gratis""franceska james""sexo en grupo""maria lapiedra cumlouder""relatos de mamadas""relatos charo medina""revistaclima com""revista clima-x""narraciones porno""historias guarras""relatos eroticos revista clima""sexo erotico""porno para hombres""relato intercambio""madura buenorra""relatos porno dominacion""revista clima es""relatos eroticos tetas""super tetona""folladas sin piedad""galerias eroticas""relatos poeno""revista porno clima""alexis breeze"123amater"cartas privadas de pen relatos""porno amateu""muy golfas""rebista clima"relatoeroticos"relatoa eroticos""charo medina revista""relatos porno playa""relatos eroticos lib""relatos intimos""relatos eroticos vacaciones""adrian dimas actor porno""madura tetazas""relatos eróticos gratis""charo medina relatos""cuernos consentidos""relatos revista clima"revistaclima.com"buscador de relatos eroticos""revista clima es""historias porno""rebista clima"revistaclima.com"relatos tetonas""relatos eroticos con negros""relatos guarros""la revista clima""relatos de sex""erotica videos""relator eroticos""porno intercambio de pareja"revistaclima"fotos revista clima""revista porno clima""rebista clima""relatos nudistas""relato eróticos"relatoeroticos"relatos de intercambio de parejas"climarelatos