Relato erótico

Polvo de despedida

Charo
24 de noviembre del 2018

Es joven y separada desde hace unos años. Ha tenido varios “novios” y lo que quiere contarnos es un encuentro que tuvo con uno de ellos.

Tere – Tarragona
Soy Tere de Tarragona, tengo 25 años y que a pesar de mi corta edad, estoy separada desde hace casi tres años de un matrimonio que duró cuatro. Antes yo era muy enamoradiza, me gustaban más los tíos que las chicas pero ahora es al revés.
Cuando me divorcié siempre tenía uno u otro novio hasta que conocí a Israel, un chico del que ya he perdido la pista pero con el que viví la aventura que hoy quiero contaros. Ocurrió cuando me encontraba en Zaragoza, fui a las nueve de la mañana a coger el tren con destino a Tarragona, mi ciudad. Había ido a Zaragoza para una visita al endocrino. No es que yo sea gorda pero me gusta estar en mi punto.
Como digo, a las nueve cogí el Talgo y me fui a desayunar al vagón restaurante, donde hice los crucigramas del periódico. Al llegar a la estación me estaba esperando Israel. Nos dimos un beso y fuimos a comer. Pedimos dos platos combinados y para beber nos dio por pedir una botella de vino que, como no estábamos acostumbrados, nos subió un poco a la cabeza.
La cuestión es que, cuando estábamos comiendo nos encontrábamos uno frente al otro, pero a la hora del café me levanté, me senté a su lado y empecé a meterle mano pero no a lo disimulado, sino a lo descarado. Pronto noté como se le ponía la polla dura, así que pagamos y nos fuimos al parque que hay frente a mi casa. Nos sentamos en un banco y empezamos a morrearnos metiéndome él la mano bajo el jersey para tocarme las tetas ya que sabía que yo no llevaba sujetador, ni lo he llevado en mi vida ya que mis pechos casi no se mueven ni cuando ando ni cuando salto.
Mis pezones estaban duros como piedras y al cogerle por la cintura, para notar su cuerpo, lo que noté fue que yo tenía el tanga muy mojado, como si me hubiera meado, así que le dije:
– Cariño, no aguanto más…
-¿Y dónde vamos ahora? – me preguntó él.
– A mi casa, que mi madre ya se habrá ido al trabajo – le contesté.
Cogidos de la mano, fuimos hasta mi portal, cogimos el ascensor hasta mi piso, el noveno y mientras subíamos, le dije:
– Primero entro yo, miro y si no hay nadie en casa te llamo.
Así lo hice y, como había pensado, no había nadie. Lo llamé y nada más cerrar la puerta, nos desnudamos y fuimos al cuarto de baño donde yo le lavé la polla y luego hice lo mismo con mi coño, para pasar a continuación a mi habitación. Debido a que cuando me corro chillo bastante, encendí la cadena de música que tengo en mi habitación para acallar mis gritos y no lo oyeran los vecinos. El empezó a morrearme y luego a chuparme los peones, mordiéndomelos suavemente.

img_6657

-¡Más fuerte, más…! – le decía yo -¡Cariño… aaah… que gusto me estás dando… oooh…!
Israel fue bajando despacio hasta llegar a mi coño donde metió la lengua. Yo ya no podía parar de suspirar y de retorcerme como una serpiente hasta que tuve que decirle:
-¡Así… así, no pares que me corro… por favor, no… no pares… oooh… sí, me corroooo…!
Cuando él se quitó de encima de mí, le toqué la polla tan dura que tenía y que por la punta echaba como un líquido transparente que le limpié con la lengua y luego empezando a chuparle los huevos y toda la verga hasta la punta del capullo, como si de un helado se tratase.
-Por favor – le dije de pronto – déjame chuparte el culo.
Pero él, como siempre, no quiso por lo que seguí con su verga, pasándole la lengua por el frenillo hasta que me la metí en la boca todo lo que podía, sin manos, como su putita que era. Me la metía tanto que me atragantaba pero cada vez que me la sentía hasta el fondo, me entraba un espasmo de placer y lanzaba un ahogado gemido con la boca llena. Él estaba acostado y yo de rodillas en la cama, inclinada hacia él notando como me caía el jugo de mi coño por los muslos.
– ¡Tócame el coño, amor! – le dije, sacándome su verga de la boca unos instantes.
-¡Oh, que mojada estás, cariño! – exclamó al meter sus dedos en mi raja – Realizamos un 69 pidiéndole yo que cuando le viniera el gusto, se corriera en mi boca. Empecé a mamársela con frenesí al tiempo que él se comía, cada vez con más intensidad, mi coño, metiéndome la lengua en mi raja para tragarse el flujo que, sin cesar, mamaba de ella. Al final yo me tragué también su leche. Estaba deliciosa y notaba como me bajaba por la garganta. Pero yo aún no me había corrido y como él, después de orgasmar, tiene que pasar un rato para que se le vuelva a poner dura, le dije:
– Hazme una paja.
Él sonrió y se puso a tocarme el excitado clítoris mientras yo le decía:
-¡Oh, Israel, mi amor, así, así… di que soy tu zorra, dilo…!
-Sí, cachonda, eres mi, mi zorra… ¡Anda, córrete, así, córrete…! – decía.
-¡Sí, mi amor, sí pero muérdeme los pechos!
Él me hizo caso y yo, con la mano izquierda le tocaba la polla hasta que grité:
– ¡Me corro, Israel, me haces correr… ya… ya… oooh…!
Nos quedamos descansando un rato hasta que cuando le dije que me iba al lavabo, él me paró diciéndome que volvía a estar muy caliente y deseaba follarme de nuevo.

img_6691

– ¡Que guapa eres… te quiero tanto, Tere! – me dijo acariciando mi cara.
Cerré los ojos y me entró un escalofrío de amor. Él se me fue acercando despacio para pegar su boca a la mía y en el acto nuestras lenguas se entrelazaron. Mientras yo le acariciaba el culo, él me puso encima de su cuerpo, abrí las piernas y empecé a meterle la lengua en la oreja, mordisqueándole el lóbulo haciéndole gemir de placer notando, al mismo tiempo, como su miembro crecía. Bajé mi lengua hasta su ombligo, seguí hasta sus huevos pero cuando quise chuparle el culo, de nuevo no me dejó.
Al final viendo que su polla de 17cm y justa para mi medida de coño, estaba completamente endurecida, le dije:
– ¡Me la voy a meter en coñito que está chorreando!
Me puse encima con las piernas abiertas, se la cogí con la mano y coloqué la punta en mi entrada, bajando despacio hasta que, al tenerla toda dentro, noté que se me ponían los ojos en blanco.
– ¡Cuando te vayas a correr me lo dices, quiero correrme contigo! – le supliqué.
Cuando sentí mi orgasmo con el suyo mi corazón parecía querer salirse de mi pecho. Al terminar él su orgasmo, a mí todavía me duraba y me seguía moviendo, gritando sin parar. Estuvimos así desde las cinco de la tarde hasta las ocho. Luego nos duchamos, fuimos a cenar y cogimos un hotel para pasar la noche. Ya desnudos y mientras le abrazaba acostándole en la cama boca abajo, le dije:
– Por favor, cariño, déjate llevar.
-Sí, soy todo tuyo, hazme lo que quieras – me contestó muy excitado.
Empecé a pasarle la lengua por los dedos de sus pies, chupándoselos, luego las pantorrillas, deteniéndome a lamer, como una perra, sus rodillas por detrás y un poco por delante. Él se movía al subir yo por sus muslos. Luego le pedí que abriera las piernas y cuando lo hizo me coloqué en medio de ellas y empecé acariciarle el culo. Al poco rato le separé lo que pude las nalgas, descubriendo su menudo agujero donde, inclinándome, llevé mi lengua empezando a lamérselo lentamente.

img_6776

– Levanta el culo – le dije al ver que él no protestaba.
Lo hizo y yo continué comiéndome su ano hasta que él lanzó un grito. Le pregunté que le ocurría.
– Me he corrido – contestó muy sorprendido – Lo he hecho sin tocarme, me ha salido la leche sola… no lo entiendo…
Le besé, nos quedamos dormidos y al día siguiente, después de desayunar, cogió el tren y hasta hoy no sé nada de él.
Un beso muy caliente para todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"fotos revista clima""relato no consentido""relatos sexo con maduros""relatos sex""relaros porno""climas revista""relatos erpticos""reatos eroticos""relatos de sumision""relatos reales de sexo""todo reatos""super tetas""relatos eroticoa""sexo contactos"folleteo"climas revista""ver relatos eroticos""reñatos eroticos""relatos sexo maduras""folladora nata""porno eróticos"www.revistaclima.com"revista clima com""follando con la criada""revista porno clima""relatos parejas""alexis breeze""lucia lapiedra dinio""relatos cuernos""revista climas""relatos porno anal""contactos camioneros""mamada colombiana""relatos eroticos nudismo""porno digital""relatos bisexuales""relato clima""enculada brutal""relatos bi"relatosroticos"relatos erotiicos""relatos de la revista clima""relaros eroticos""relatos eroticos sumision""rekatos eroticos""relatos eroticoss""sexo bestial""relatos parejas""relatos de charo medina""relatos eroticos clima""revista clima fotos""lib contactos""contactos calientes com""revista clima21""relato clima""relatos madura""revista clima-x""relatos charo medina""liz raimbow""relatos de sexo anal""fotos revista clima"www.revistaclima.com"fotos revista clima""intercambio pareja""revista clima com"www.revistaclima.com"madura muy guarra""relatos eroticos de mujeres casadas""intercambios porno""sexo anal salvaje""clima relatos""relatos doble penetracion""reñatos porno""relatos bisexuales""revista clima relatos""contactos amater""relatos infieles""anuncio porno""sexo gratis contactos""relatos de charo medina""erotico porno"