Relato erótico

Petición inesperada

Charo
30 de diciembre del 2019

Normalmente la fantasía de ver a su mujer poseída por otros hombres la suelen tener los hombres pero, en este caso no es así. Fue ella la, que en mitad de un polvo, le dijo a su marido que necesitaba otra verga.

Nuria – Gerona
Somos un matrimonio de 30 y 33 años, yo me llamo Nuria y mi marido Joan. Somos bastante atractivos. Él es alto y delgado, poco vello en el cuerpo, un culito que me enamora y una polla que sin pasar de los 16cm, se endurece con facilidad y me trabaja el coño de maravilla. Yo soy un poco más bajita que él, con muchas curvas en el cuerpo, cintura estrecha, anchas caderas, culo salido y muy buenos pechos. Lo que voy a contar ocurrió a la séptima u octava vez que Joan me daba por el culo, práctica que a él le gusta mucho. La primera vez que me lo hizo fue muy doloroso, la segunda también aunque menos, pero a la cuarta y sucesivas el placer me llenó de tal modo el cuerpo que creí morirme del gusto.
Mientras me enculaba, Joan siempre llevaba una mano a mi coño para masturbarme pero cuando comencé a notar también placer en mi ano con la penetración, no pude dejar de pensar en lo bueno que podría ser tener, al mismo tiempo, otra polla en el coño.
Había leído muchos testimonios de tríos entre dos hombres y una mujer y en todos ellos, ella afirmaba haber tenido un gusto tremendo al convertirse en un bocadillo entre los dos machos. Tardé en hablar de ello con mi marido. Temía su reacción ya que jamás habíamos hablado de meter a otro hombre en nuestra relación sexual. Pasé muchos días, cuando follábamos por el coño o, sobre todo, por el culo, imaginándome el placer de la doble penetración. Si el dedo que en aquel momento me estaba tocando el clítoris, fuera una polla sentiría doble placer y mi orgasmo sería brutal. Sólo de pensarlo, mis corridas eran impresionantes. Ya tranquila volvía a mi mente esta idea y al final una noche, mientras Joan me estaba dando por el culo y su mano me masturbaba, me atreví a gritar mis pensamientos.
– ¡Que gusto, mi amor, que gusto me das… lástima que tu dedo en mi coño no sea otra polla… sentirme llena en mis dos agujeros… oooh… seguro que me moriría de placer…! – exclamé.
– ¿Sólo dos, guarra? – me sorprendió contestándome mientras no paraba de mover su mano al mismo tiempo que entraba y salía de mí ya abierto culo – ¿Y tu boca para quien la dejas?
Pasó un mes y como ya se lo había dicho una vez y esta confesión me excitaba, cada vez que follábamos yo repetía la misma canción.
– ¡Que bueno tener otra polla o dos sentirme llena, recibir tres descargas a la vez…! – repetía mientras me corría.

Así estábamos hasta que noche de jueves, después de una follada espectacular, me dijo que unos compañeros del trabajo nos habían invitado a pasar el fin de semana en el chalet de uno de ellos.
– Saldremos el sábado a primera hora de la mañana – me dijo – Vendrá a buscarnos uno de ellos, Xavier, con su coche. Llévate el bañador porque tiene una bonita piscina y con el calor que hace nos podremos dar un buen baño.
Me gustó la idea. A las nueve de la mañana sonó un claxon. El amigo ya estaba abajo esperándonos. Mi marido me hizo sentar delante y me lo presentó. Era un chico alto, de unos 30 años, aspecto agradable que me dio dos besos en las mejillas. Por el camino se mostró muy simpático y con una conversación muy agradable. Lo único que me ponía algo nerviosa eran sus miradas a mis muslos que la falda, bastante corta que yo llevaba, dejaba desnudos muy arriba. Llegamos al chalet y allí ya nos esperaban Jorge, el dueño, un chico de 36 años, algo más bajo que Xavier y que mi marido pero de aspecto fuerte, atlético, cosa que se apreciaba el instante ya que únicamente llevaba un minúsculo bañador tipo tanga.
El bulto de su entrepierna me pareció algo exagerado. ¿Llevará trampa?, pensé. A su lado estaba Marc, cuatro años mayor que Jorge. También iba en bañador, no tan pequeño como el de su amigo pero, debido a su voluminoso vientre parecía incluso que no llevara ya que le quedaba cubierto por completo por aquella abombada panza.
Los dos me saludaron con sendos besos y entramos en la casa. Jorge nos acompañó a nuestra habitación y debo confesar que, cuando nos daba la espalda, yo no podía evitar mirar su culo desnudo, ya que la tira del tanga quedaba tragada por sus duras y musculosas nalgas.
– Poneos el bañador – nos dijo antes de dejarnos solos – Es temprano, hace calor y la piscina os espera.
Mi marido se puso el bañador y yo el bikini y salimos al exterior. Xavier también llevaba un tanga. Parecía aún más alto al estar prácticamente desnudo. No dirigimos todos a la piscina. Era bastante grande y con el agua muy limpia, transparente como un espejo. A su lado una mesa con copas y un cubo con una botella de cava bien fresquito. Me las prometí muy felices con todos aquellos muchachos tan agradables y tan atentos. Mis reparos de ser la única mujer junto a tantos hombres, fueron debilitándose hasta que mi marido, acercándose a mí por la espalda, me dijo:
– ¿Por qué no te sacas el sujetador? Estamos entre amigos.

Antes de que yo pudiera contestar o reaccionar, me había deshecho el nudo y sacado la prenda. Mis gordas tetas, algo caídas por su tamaño y peso, quedaron a la luz. Nunca las había mostrado ante nadie, salvo mi marido. Noté que me ponía muy colorada mientras me las cubría con ambas manos.
– Estamos de acuerdo en que lo que se tiene bonito debe enseñarse – dijo Jorge – y la verdad, Nuria, que las tienes preciosas.
Joan cogió mis manos y con fuerza, me las mantuvo en la espalda. Jorge se me acercó, alargó una mano y me acarició un pecho deslizando sus dedos por toda la curvatura inferior. Retrocedí pero entonces mi marido, en voz baja, me dijo al oído:
– ¿No has soñado muchas veces en tener tres pollas en tu cuerpo? Ahora tienes tu oportunidad.
Mi sorpresa fue enorme. Me quedé quieta, sin saber cómo reaccionar. Esta quietud mía animó a Jorge. Con ambas manos agarró mis tetas y comenzó a masajeármelas al tiempo que pellizcaba suavemente mis pezones. Yo seguía sin saber qué hacer. Mi vergüenza era tan grande como el morbo que me invadía. Mi marido lo arregló desanudando mis bragas y sacándomelas de un golpe. Ahora mi desnudez era total. La cosa iba en serio.
Instintivamente apreté mis muslos viendo como, frente a mí, Xavier y Marc se quitaban los bañadores. Las caricias que seguía haciéndome en mis pechos Jorge y la vista de aquellas dos pollas ya totalmente tiesas, la de Xavier corta, como de 16cm pero muy gorda y la de Marc de unos 18 y muy fina, me hicieron pensar que si la cosa iba en serio y yo, aunque hubiera querido, no tenía escapatoria, lo mejor era hacer realidad mi sueño.
Me solté de las manos de mi marido y de un golpe bajé el tanga de Jorge. Casi me muero del susto al ver saltar, como un muelle, una verga de más de 20cms y gordísima. Se la cogí. Estaba muy dura y caliente. Se la masturbé sintiendo en mi culo la dureza de la de mi marido que, con toda seguridad, también se había librado de su bañador. Al poco rato Jorge apoyó sus manos en mis hombros y apretó hacia abajo. Lo entendí y me arrodillé ante él. La enorme verga me golpeó la cara. Se la lamí de abajo a arriba, luego todo el inmenso capullo y al final intenté metérmela en la boca. Mientras le chupaba el capullo, todo lo que me pude tragar, los otros dos me pasaban sus vergas por la cara, hombros y espalda hasta que, a una voz de mi marido, me levantaron sin que por ello me dejaran sacarme la polla de Jorge de la boca.
En esta postura, inclinada hacia adelante y con el culo en pompa, Xavier se colocó a mis espaldas. Noté como me separaba las nalgas y en el acto sentí como su gorda verga empezaba a penetrarme el coño.

De la impresión me atraganté. Era la segunda polla de mi vida y me estaba follando delante de mi complaciente marido. Muy pronto, tras dilatarme los labios al máximo, la tuve metida entera. Sus cojones golpeaban mis nalgas y sus golpes me lanzaban contra la verga de Jorge la cual, golpeándome en la garganta, me producía arcadas. Intenté disimular mi placer.
A pesar de todo me daba vergüenza demostrarlo, correrme ante tanto desconocido pero mi resistencia acabó pronto y sacándome la polla de la boca, lancé un tremendo grito cuando mis entrañas explotaron en un orgasmo bestial justo cuando una catarata de leche me lo llenaba por entero. Cuando me la sacó, si no me sujetan, me caigo al suelo ya que las piernas me temblaban.
Entre todos me llevaron a la mesa, sacaron todo lo que había encima y me apoyaron de bruces sobre ella. Cuando mi marido me metió su verga en la boca, Marc se colocó a mi espalda, volvió a separar mis nalgas y me penetró con su fino rabo. Tenía el coño tan sensibilizado por mi tan reciente corrida y de la cual aún sentía sus efectos, que empalmé con otro orgasmo y estuve gimiendo, amordazada por la de mi marido, todo el rato en que Marc tardó en derramarse dentro de mí.
Quedé sobre la mesa, rota. Me dolía todo el cuerpo pero la juerga no había hecho más que empezar ya que mi marido, saliendo de mi boca, ocupó el lugar dejado libre por su amigo y me la enchufó en el coño de un solo golpe follándome con violencia, como él sabe que me gusta. Cuando se corrió, yo lo había hecho dos veces. De mi coño manaban torrentes de semen que se deslizaban por mis muslos. Pero aún faltaba Jorge.
Aunque entre brumas, temblé cuando le vi acercarse a mi trasero. Temía lo peor. Que me rompiera el coño, me lo rasgara, pero no tenía fuerzas para revelarme. Temblé cuando sus manos separaron mis nalgas, cuando noté la cabezota de su polla apretar mi raja y grité cuando mis labios tragaron aquella pelota de tenis. Afortunadamente mi humedad era tal que no le costó demasiado meterse por entero en mí. Jamás me había sentido tan llena, con el coño abierto, tan poseída. Tenía la impresión de que yo había dejado de ser una mujer entera para convertirme en un simple coño. Un enorme coño para uso de los machos que lo desearan. Cuando inició el movimiento de mete y saca creí morirme pero no de dolor, sino de gusto, un gusto increíble ya que aquella porra me restregaba con fuerza el clítoris al mismo tiempo que me golpeaba lo más profundo de mi ser. Justo cuando lanzó el primer chorro de esperma de su eyaculación, me corrí con tal intensidad que, perdiendo el conocimiento, caí de bruces sobre la mesa.
Desperté sentada en una de las sillas. Me dolía todo el cuerpo pero sobre todo me escocía el coño. No podía creerme que me habían follado cuatro hombres y uno detrás del otro. Pero lo más sorprendente es que me había gustado mucho.

Quien más se entretenía en mi agujero anal era mi marido. Ya he contado que era su lugar preferido para follarme. No tardó en invitar a sus amigos a perforarme ahora este tan secreto lugar. De nuevo me vi de bruces sobre la mesa con el culo ofrecido y nunca me felicité tanto como aquel día por tener el agujero bien abierto gracias a las múltiples enculadas que me había echado mi marido.
También tuvieron el acierto de hacérmelo según sus medidas, es decir, primero me la metió Marc. Era tan fina que su penetración me dio un gustito tremendo. Era como un supositorio largo y jugoso. Tras correrse, me penetró mi marido, luego Xavier y al final me dilatado ano se tragó, esta vez sí que con algo de dolor, la tremenda tranca de Jorge.
Si antes me habían dejado con el coño escocido, ahora lo que me picaba rabiosamente era mi ano. Pasamos la tarde descansando, luego fuimos a cenar fuera. Había tanta camaradería entre nosotros que quien nos hubiera visto hubiera pensado que yo era la mujer de todos. Y así era en efecto. Cuando volvimos al chalet reemprendimos el juego. Esta vez fui convertida en bocadillo varias veces. Una polla en el coño, otra en el culo y una tercera en la boca.
Recibí leche por todas partes y cuando acabaron conmigo quedé tan cansada que me dormí sin remedio.
El resto del fin de semana transcurrió del mismo modo y en la actualidad, al menos dos veces al mes, nos reunimos todos en nuestra casa y recordamos follando, todo lo ocurrido aquella primera vez.
Un saludo para todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"suegra cachonda""revista porno online""videos porno cd""relatos de sumision""relatos porno bisex""revista clima relatos""revista clima com""relato erotico trio""relatos doble penetracion""bien follada"climarelatos"historias eroticas""cuentos eróticos de verano pdf""sexo trio gif""revista clima relatos""relatos eroticos trios"revistaclima.com"anal muy profundo""revista clima relatos""relatos clima""rwlatos porno"climarevista"relatos playa nudista""lib porno""contactos calientes com""realtos eroticos""trio erotico""revistaclima com""la piedra lucia""relatos sexys""porno bisex""relato clima""me follo a la criada""orgia playa"relatosmaduras"charo medina relatos""ver revista clima""relato eroticos""relatos erotcos""paginas eroticas gratis""clima relatos""relatos eroticos-""relatos eroticos sexo no consentido"folllar"follando en un bar""intercambio de parejas entre amigos""relatos eroticos sumisa""reñatos porno""relatos de charo medina""relatos porno reales""española caliente""revista clima 21""trio porno gif""juan lucho porno""clima revista x""relatos eroticos climax""relatos revista clima""relatos erotica"123amateur"relatos intercambios""revista clima 21""contactos bisexuales""maduras eroticas""amateur erotica""relatos eroticos contactos""pornochacha barcelona""camareras cachondas""relatos infieles""relatos eroticos interracial""relatos eroticos anal""relatoa eroticos""relatos porno cuñada""relatos charo medina""tetazas gifs""madura gozando""relatos erotiocos""historias guarras"www.revistaclima.com"relatos eróticos categorías""relatos porno dominacion""relatos porno de maduras""tetazas negras""videos erotics""follando en el camping"relatoseroticos.es"relstos eroticos""relatos maduros""climax revista adultos""revista clima21""tetas jovenes""relatos eroticos de intercambios""relatos eroti cos""relato intercambio""relatos oorno""chavalas follando"