Relato erótico

Me pase un poco, pero…

Charo
13 de noviembre del 2019

Fue al cumpleaños de un amigo y se enteró de que también iba a ir su prima. Estaba buenísima y le ponía cachondo, pero le caía fatal. Él fue con su novia y la fiesta fue transcurriendo como cualquier fiesta, muchas copas, música etc. Cuando acabó la fiesta

Raúl – SAN SEBASTIAN
Lidia había venido a hacer sus prácticas profesionales después de graduarse a la ciudad, estaba viviendo en casa de sus primos, que también eran primos de mi novia.
Lidia era la chica más pedante que había conocido en mi vida. Era hermosa realmente, tenía los ojos de color azul profundo, el cabello negro y la piel blanca, era de cintura muy delgada, pero con unas caderas y un trasero que podían causar conmoción, sus pechos no eran grandes, pero usaba un tipo de sujetador de esos que hacen que se levanten y se vean de mayor tamaño. Personalmente era de mi completo desagrado como persona, sin embargo tenía algo que me atraía muchísimo como mujer.
Un sábado los primos de mi novia organizaron una fiesta para festejar el cumpleaños de Diego, el mayor de ellos. La casa estaba llena de amigos y amigas de Diego, muchos en pareja, y muchos solos y solas.
Lidia se paseaba por toda la casa capturando las miradas de todos, llevaba una minifalda color celeste muy entallada y debajo, por lo que se podía notar, o no llevaba bragas o llevaba una tanga muy pequeño, pues no se marcaba nada. Arriba llevaba un top blanco entallado así que su cuerpo se marcaba perfectamente.
Yo estaba con mi novia y ya llevábamos rato notando que a Lidia la estaba intentando conquistar Ignacio, el más rico y galán de los amigos de Diego. Lidia había bebido ya mucho, por lo que aposté con mi novia a que esa noche Lidia terminaba su celibato público y delante de todos Ignacio la lograría conquistar y llevársela a una habitación.
Mi novia apostó en contra de mi teoría, argumentando que a esa chica nadie se la llevaría. Unos minutos después la perdimos de vista junto con Ignacio.
Habían dado ya las 2 de la mañana y la mayoría de la gente se había ido y haciéndome este favor porque preferían que yo no condujera habiendo bebido. En realidad ya estaba bastante ebrio y comencé a buscar una habitación para acostarme un rato. Dos de ellas estaban cerradas con llave y pude imaginar que en alguna de esas estaba Ignacio disfrutando de las bondades de la chica foránea.
Tras la búsqueda en el segundo piso de la casa me decidí por ir al tercer nivel de la misma. Sabía que allí estaba la habitación de los padres de Diego y solo un cuarto que funcionaba como estudio, así que subí sin hacer ruido para meterme en el estudio.
Entré de puntitas y encendí una lámpara pequeña que estaba junto al primer librero. Me sorprendió ver a Lidia acostada boca arriba en un sillón, dormida, con las piernas abiertas de par en par, y con la ropa intacta. ¿Como era posible? ¿Acaso se le había ido de las manos a Ignacio? Seguí mi camino sigiloso hasta el sillón y me detuve a observar a Lidia, comprobé que bajo la faldita sí llevaba un tanga del mismo color que la falda. Me senté despacio en el sillón, a un lado de donde Lidia tenía los pies, todo el tiempo mirando a ver si no se despertaba la chica.

img_2350

Puse lentamente mi mano sobre su rodilla y la dejé allí un momento. La chica no se inmutó. Parecía estar completamente ebria, así que decidí comenzar a sobarla suavemente para ver su reacción.
Mi mano se paseó desde la pantorrilla hasta justo abajo de donde le llegaba la falda. Lidia solo fruncía el ceño un poco y se removía en el sillón, sin embargo lejos de importarme comencé a apretarle un poco más la pierna con mi mano. Tras un par de minutos de darme gusto con sus piernas, Lidia comenzó a balbucear algo. Tuve que acercarme casi hasta su boca para entender lo que decía, pero valió la pena. La chica en su ebriedad creía que yo era un tal Carlos, que imagino era su novio del pueblo, y me pedía que no me detuviera.
Suavemente comencé a acariciar sus tetas sobre la ropa y empezó a gemir torpemente aun con los ojos cerrados. Mientras con la mano derecha le sobaba las tetas, con la izquierda comencé a acariciar sus muslos llegando hasta su raja y haciéndole cosquillas sobre el tanga con los dedos. Lidia comenzó a contorsionarse un poco más sobre el sillón, y seguía balbuceando el nombre del tal Carlos. Le solté entonces las tetas y con mis dos manos le subí la falda hasta la cintura sin que ella dejara de moverse, y comencé a acariciarle el coño con una mano mientras llevaba la otra mano a su boca para meter uno de mis dedos. Lidia comenzó a chuparme el dedo pulgar como si estuviera mamando una polla.
Ella seguía con los ojos cerrados pero yo no sabía si estaba dormida o simplemente la borrachera no la dejaba vivir la realidad. Me levanté rápidamente del sillón y me empecé a sacar la polla del pantalón, llegué a la altura de la cara de Lidia y se la puse suavemente en la boca. Lidia, como un perrito que se acerca a que su madre a que lo amamante, sacó la lengua y comenzó a lamerla como si fuera un caramelo. Yo se la trataba de meter en la boca, pero no lo conseguía así que desistí de que la me la mamara y decidí ir directo al grano.
Regresé a mi posición original y comencé a bajar suavemente el tanga de Lidia para quitárselo. Ella, torpemente, hizo un movimiento como para facilitarme el trabajo. Una vez que terminé de sacárselo lo dejé a un lado del sillón y comencé a jugar con mi polla entre sus labios vaginales. Ella gemía y solo decía entre balbuceos:
– ¡Sí, sí…!.
Noté que estaba húmeda y lista, así que sin mucho que pensar le introduje de un tirón la polla en el coño. Tomé sus dos piernas y las abrí lo más que pude, y apoyado de rodillas, la comencé a bombear fuertemente.
Tras unos 5 minutos de estar así, ella comenzó a gemir más claramente y me asusté pensando que despertaría y me detuve, pero no abrió los ojos, por lo que continué mi labor, solo que ahora apoyándome en el suelo y metiéndosela lo más adentro que podía llegar.

img_2363

Lidia pasó de gemir torpemente a hacer un ruido gutural como de dolor, pero no me importó, pues me faltaba poco para correrme. No pasó más de un minuto cuando sentí que iba a eyacular y sacándosela repentinamente, seguí meneándomela yo mismo unos segundos hasta tirarle la leche en la barriga. Al final la chica solo hacía sonidos guturales sin abrir los ojos, pero ya no decía palabras. Dejé pasar un minuto y Lidia se volvió a quedar profundamente dormida.
La dejé así, con las piernas abiertas y llena de leche por todo el cuerpo, tomé su tanga y salí del estudio con cuidado de que nadie me viera, luego fui a una de las habitaciones de abajo, que ya estaban desocupadas, y sigilosamente tiré el tanga de Lidia en un lado de la cama de Diego. Salí por la puerta de atrás y caminé a mi casa sin que nadie me viera salir.
Dos días después Diego me llamó para preguntarme a que horas me había ido de su casa y contesté que a las 2 de la mañana, sin avisar a nadie pues estaba muy ebrio. Después me contó que alguien se había follado a su prima mientras dormía, por lo borracha que estaba, pero que la muy guarrilla recordaba que le gustó.
Saludos y felicidades por las revistas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"contactos calientes com""telatos porno"www.revistaclima.com"relatos revista clima"relatos:eroticos"porno erotico""juan lucho porno""camareras cachondas""relatos sado""relatis porno""revista clima fotos""relatos hot""charo medina relatos""relatos de porno"revistaclima"relatos eroticos de maduras""sexo gratis erotico""revista clima relatos""relatos de la revista clima""revista erotica""contactos con maduras""mamada guarra""contactos maduras""relatos eroticos clima""relatos poirno""tetona tatuada""fotos revista clima""relato anal""revista porno clima""relatos eroticos español""lib contactos""sexso brutal""relatos pornos""relatos lib""relator eroticos"relatos/eroticos"bryan da ferro""relatos sexo gratis""gifs enculadas"revistaclima.com"relatos poirno""paginas eroticas""relatos reoticos""revistaclima com""mejores relatos eroticos""porno intercambio""contactos calientes""relato clima""revista clima 21""relatos pormo""relatos heroticos""madura con negro""relatos nudistas""revista clima.com""revista clima.com"www.revistaclima.com"relatos eeoticos""relatos eroticos playa""relatos eroticos no consentido""relatos morbocornudos""porno cuentos""maduros bisex""revista supertetas""relatos clima""revista clima es""relator eroticos""revista porno""contactos eroticos bcn""ver revista clima""comeme el chocho"www.revistaclima.com"relatos eroticos con imagenes""erelatos eroticos"