Relato erótico

Más y más fantasías

Charo
18 de octubre del 2020

Desde que se casaron, poco a poco, han ido “incrementando” las fantasías a la hora de follar. Aquel día descubrieron un cine porno y fue una experiencia genial.

Verónica – TARRAGONA
Hola Charo, nunca creímos que acabaríamos enviando un relato, pero aquí estamos. Antes de contarte esta experiencia que me sucedió hace poco más de un mes, quiero agradecer a esta revista de historias eróticas la oportunidad que nos brinda a todas aquellas personas que vivimos nuestra sexualidad de una manera muy distinta a la tradicional, de expresarnos abiertamente y considero que no se nos debe juzgar como degenerados.
Somos una pareja que llevamos seis años de casados, mi nombre es Verónica y tengo 25 años, él se llama Ángel y tiene 32 años y vivimos una relación sin conflictos, sexo regular y placentero. Creo que fuimos creados el uno para el otro. Vivimos en una ciudad de la provincia de Tarragona.
Desde hace algún tiempo, Ángel y yo comenzamos a comprar tus revistas para leer sobre todo los contactos de cambio de pareja y que en ocasiones todo eso terminaba en formidables orgías, cosa que cada vez que follábamos nos calentaba más y más hasta desear tener a un tío o a una chica más en la cama. Así estábamos, solo soñando, hasta que un día Ángel fue a Madrid por trabajo y se trajo un consolador. Cada vez que follábamos simulábamos con el consolador que otro hombre estaba con nosotros. Fantaseábamos con mucha gente o situaciones enormemente eróticas para llevar nuestra excitación a niveles insospechados, por ejemplo, que yo me vestía de puta y me paraba en cualquier esquina y alguien me preguntaba cuanto le cobraba por follarme, o que trabajaba en un bar top-less y entonces los clientes me manoseaban y me llevaban a la cama, etc.
Fue entonces cuando comenzamos a visitar bares nocturnos y aunque quizás las primeras veces me daba mucha vergüenza entrar a esos lugares, ya que la educación que recibí de pequeña era muy estricta, poco a poco me fui acoplando. Lo hacíamos cada viernes o sábado. Íbamos vestidos de forma normal y cómoda, pero poco a poco fui vistiéndome de forma más provocativa hasta verme muy putón. Falditas muy cortas que cada vez que me sentaba se me veía todo el culo y mi coño, con tanguitas o sin ellas. Pienso que realmente parecía una real zorra, pero mis movimientos y mis acciones no eran como tal, por eso llamaba más la atención de los hombres. Me miraban constantemente y cada vez que lo hacían, ligeramente abría más las piernas para que me pudieran admirar todo.
Eso me gustaba mucho, a tal grado que siempre que volvíamos a casa llegaba súper mojada y muchas veces me corrí en los bares mientras era observada por alguien y manoseada por Ángel, que él siempre me decía que me comportara como una golfa, porque realmente eso es lo que yo era.
Increíblemente sus palabras y sus acciones encendían en mi interior un fuego y una necesidad de follar que siempre me dejaba temblando no solo del deseo de ser vista como puta, sino de los múltiples orgasmos que me provocaba y me sigue provocando hasta la fecha.

Así transcurrimos gran parte de nuestra vida sexual durante mucho tiempo, pero siempre existió el gusanito por parte de ambos de hacer mucho más cosas, cosas más atrevidas y cachondas.
Fue un día que por situaciones de trabajo, llegamos a un barrio de la ciudad donde vivimos, y vimos con sorpresa que había un cine porno. Vimos que la gente que lo frecuentaba eran en su mayoría hombres. Pero fue grande nuestra sorpresa al ver que al cine entraba precisamente ese día una parejita, cosa que nos dio valor para llevar a cabo una de nuestras tantas fantasías.
Ángel me insistió mucho en que entráramos en el cine precisamente ese día y lógicamente me negué rotundamente, aunque por dentro, la idea de estar allí me excitaba. No pasó mucho tiempo cuando me volvió a insistir, pero en esta ocasión estábamos follando y, yo le respondí que sí, que si me gustaría estar en el cine pero que me vistiera de putón para que todos los hombres me miraran y me desearan.
Finalmente llegó el día, me bañé y me cambié. Un tanga de hilo dental fue la primera prenda que me puse, sujetador, unas medias satinadas, unos tacones altos y una faldita negra que, además de ser muy cortita, tenía dos aperturas, una a cada lado de los muslos. Por eso ya sea al entrar o al salir del coche y abrir las piernas dejaba al descubierto todo mi chochito es más hasta el momento de sentarme la falda se me subía tanto que sentía mis nalgas frías al momento de sentarme en cualquier lugar.
Todo esto me sucedió la primera vez y en otra ocasión contaré más de lo que me sucedió ese día. Pero ahora contaré lo que me sucedió hace poco más de un mes.
Decidimos ir al cine un miércoles, ese día me fui vestida de manera más recatada, una falda larga y una blusa holgada. Llevaba puesta un tanguita de color blanco y medias.
Al entrar en el cine, nos sentamos como en la mitad de las butacas y en una zona donde, por la falta de luz, apenas y nos veíamos el uno al otro, excepto cuando la película nos presentaba alguna escena con demasiado brillo. Frente a Ángel se sentó un tipo, quizás de unos 35 años o menos y no le dimos la mayor importancia.
Comenzaron a pasar en la pantalla escenas muy eróticas que me llevaron a imaginarme que yo era la protagonista de esa película. Al girarme a ver a Ángel, noté que se estaba excitando porque al tocarle la polla estaba poniéndose dura. El tipo de enfrente casi había girado su cabeza como la chica del exorcista, y me estaba mirando descaradamente. Yo, lentamente hacía movimientos para que mi falda se fuera abriendo poco a poco y cada vez que yo lo hacía, el tipo se giraba más tratando de verme las piernas. Entonces le susurré al oído a mi marido, pero algo fuerte para que el tipo me lograra oír:
– ¿Ángel, me molestan las medias, me das permiso de quitármelas?
La sola idea de quitarme las medias frente a un extraño y en esas condiciones me excitó tanto que me mojé solo de pensarlo.

Como ya lo habíamos planeado, Ángel me dijo que sí y sin más ni más me abrió completamente la falda pero para que la demás gente no viera mi espectáculo, me fui bajando y quitando las medias poco a poco hasta que logré quitármelas completamente. Y como al quitármelas me dejé la falda completamente abierta, el tipo de enfrente no hacía otra cosa más que mirar y al poco rato, vi como se abría el pantalón y se sacaba la polla empezando a jugar con ella de una manera muy rápida y excitante.
En ese momento se me ocurrió hacer algo, hice bolita las medias y se las tiré a la butaca que estaba a un lado de él. El tío las tomó con sus manos y se las llevó a la nariz para olerlas, después las extendió un poco, cubrió su polla con ellas y siguió jugándosela hasta que se corrió en ellas. Nuevamente las hizo bolita y me las tiró. Se cerró el pantalón y se fue.
Ángel al ver lo sucedido y como ya se había ido el tipo, extendió las medias y vimos estaban llenas de semen fresco y que olían delicioso. Al ver el semen en gran cantidad, tomé las medias y me las llevé a la boca. El semen estaba calientito y rico, me llené la boca con esa leche y también me unté un poco en los labios. Tenía una sensación pegajosa. Después de llevarme el semen a la boca y antes de tragármelo todo, nos besamos Ángel y yo, así es que él también tragó un poco de ese delicioso semen. Tuve entonces un orgasmo divino.
A los cinco minutos encendieron las luces, había terminado la primera película y ni siquiera supimos de qué se trataba. Cuando comenzó la siguiente sesión, Ángel y yo estábamos súper calientes y a punto de irnos, cuando nuevamente llegó el tipo de enfrente y nos quedamos un rato más. Para ese momento, estaba yo tan, pero tan caliente que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa. Yo misma me abrí la falda y también me abrí de piernas, me estiré lo más que pude y cruce mis piernas como las cruza cualquier hombre, entonces mi rodilla quedaba cerca de su cabeza y ya era más descarado al girar a mirarme. Ángel no dejaba de acariciarme las piernas cuando las tenía abiertas, su mano no solo recorría todo mi muslo, mi rodilla y llegaba su mano hasta mi tobillo, sino que también me acariciaba el coño de una manera muy descarada, como invitando al tipo de enfrente.
Ligeramente el muy atrevido estiró una de sus manos y logró tocar parte de mi rodilla. Al sentir sus dedos, traté de acercarme más a él, lo cual notó de inmediato. Por su parte Ángel también al darse cuenta, me apretaba mi pierna y más me excitaba yo. No pasó mucho rato cuando el tipo estiró perfectamente sus dedos y comenzó a acariciarme la pantorrilla, primero muy despacio, luego más y más rápido hasta que subió sus dedos la y avanzó hasta medio muslo.
Ángel me incitaba a que no quitara mi pierna, pero yo en cambio no quería que solo me tocara una pierna, así es que constantemente cambiaba, es decir, bajaba una de ellas y cruzaba la otra.

Fue un momento eróticamente placentero y grandioso. Eso si, no duró más de quince minutos. Yo estaba que reventaba de excitación y Ángel también.
Nos levantamos rápidamente de las butacas, salimos del cine y nos dirigimos a casa. En cuanto llegamos, apagamos completamente las luces, nuevamente me puse un vestido semitransparente, unos tacones altos e hicimos el amor en una ventana que da a la calle principal.
No sé si alguien nos pudo ver, pero eso también nos excita mucho, follamos como locos y nos venimos en orgasmos que todavía al recordarlos siento el mismo escalofrío.
Saludos y besos de los dos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"lib porno""revistas pornograficas""mis relatos eroticos""relatos eroticos clima""fotos revista clima""relatos erotocos""relatos porno español""dame polla""revita clima""relatos reoticos"www.revistaclima.com"contactos con maduras""clima contactos""kendra lust.""relatos porno no consentido""porno para mujeres hetero""relatos voyeur"revistaclima.com"relato ertico""relatos eróticos categorías""revista clima""relatos exoticos""relatos eroticos lib""follate a mi esposa""relator eroticos""revista climas""relatos morbosos""clima revista x""123 amateur""contactos amateur""relatos tetonas españa""ver revista clima""tetazas gif""tetas joven""climas revista""relatos tetonas españa""revista clima com""revists clima""cuentos pornograficos""relatos eroti os""clima relatos""sexo gratis erotico""trio erotico""dame polla"123amateur"adrian dimas actor porno""relatos xxx""revista clim""relatos sado""relaros porno""relatos eroticos españoles""lib revista para adultos""relats porno""relatos revista clima""relatos muy guarros""revista clima.com""intercambio de parejas entre amigos""madura guarra""negra cachonda""teen cachonda""reñatos eroticos""relatos revista clima""relatos eroticos para mujeres""relatos eroticos jovencitas""anuncio porno""relatos doble penetracion""relatos hot""super tetona""leer porno""relatos eroticos""gifs enculadas""relatos sexys""relatos intercambios""clima revista x""relatos eroticos es""relatos tetonas españa""relatos eoticos"revistaclima.com"relatos eroticos de lesbianas"www.revistaclima.com"relato clima""relatos revista clima""revista clima españa"