Relato erótico

Mas que primos

Charo
26 de septiembre del 2018

Contacto con una mujer que se anunciaba en la Revista Clima, se enviaron varias cartas hasta que ella le dio su teléfono. Hablaron muchas veces, le dijo que estaba casada, pero aun y así, quedaron en verse. El iría a su ciudad y sería un “primo” lejano.

Oscar – Sevilla
Voy a contaros una apasionante aventura que me ocurrió hace ahora un año y que no solo me dejó un muy buen sabor de boca, sino también un recuerdo imperecedero. Soy un hombre de 33 años, alto y bien parecido, soltero y con muchas ganas de marcha pero con discreción. Por dicho motivo no soy amante de ir a discotecas ni a pubs y sí de contactar por carta, por medio de una revista, con mujeres que deseen una buena compañía para pasar instantes de intenso placer y sin problemas, conmigo. Así fue como conocí a Carmen. Después de mucho tiempo de cartearnos, me dio su número de teléfono y unas horas de llamada.
Carmen era una mujer casada, pero eso no impedía nuestro romance telefónico. Tras hablarnos por teléfono unas cuantas veces, por fin quedamos en conocernos personalmente. Me dijo que había dicho a su marido que yo era un primo lejano al que había perdido la pista pero que ahora, tras el reencuentro, deseaba intensificar nuestra amistad. El marido estuvo de acuerdo. Después de conocernos, ella y yo, en el aeropuerto, tomamos un café, hablamos y nos fuimos a su casa, donde me iba a quedar por unos días. Charlamos alegremente toda la tarde hasta que su marido llegó a la casa y ella nos presentó. Me cayó muy bien el tipo. Era atractivo y simpático.
Salimos a cenar los tres para luego regresar a su casa. Una vez allí, Mario, el marido, se fue a dormir mientras yo seguía en la sala, con Carmen. Cuando estuvimos seguros de que el marido dormía, empezamos a tocarnos. Primero le rocé los brazos, luego le metí mis manos debajo de su camiseta tomándole sus senos, acariciándolos, pellizcando sus pezones, mientras ella metía la mano en mi pantalón, acariciando mi pene, masturbándome despacio. Le levanté la camiseta para desnudar sus preciosos pechos, grandes y duros, y empezar a chupar sus pezones, mientras con mi otra mano le metía la mano bajo la falda para llegar a su coño, primero acariciándolo, luego, apartando la braga, su ya húmeda raja, después su endurecido clítoris y acabar metiéndole un dedo, haciéndola gemir.
Como estábamos un poco incómodos, nos fuimos a la cocina tratando de no meter ruido para no despertar a su marido. Una vez allí, me desabroché el pantalón y saqué mi polla para que lo pudiera tocar mejor. Carmen se arrodilló y lentamente se la metió en la boca, empezando a chupar de una forma espectacular. Con mi brazo en su nuca, yo le daba el ritmo perfecto. Esa noche solo se escuchaban en su casa los ronquidos de su marido y los sonidos de su boca mamándomela. Al cabo de un buen rato, le advertí que me iba a correr. Lo único que hizo fue mirarme directamente a los ojos y seguir chupando. Así empecé a sentir como mi semen salía de mi polla directo a su boca.

_2697

Después de que se tragara todo mi semen, se levantó, me dio las buenas noches y se fue a acostar.
A la mañana siguiente su marido ya se había ido a trabajar cuando nos levantamos. Se acercó al sofá-cama donde yo dormía, se desnudó y nos pusimos a hacer el amor. Primero me la mamó un rato mientras me despertaba. Una vez mi polla erecta, la hice tumbar en mi cama, me puse encima de ella, coloqué sus piernas en mis hombros y la empecé a penetrar despacio, hasta que nuestros cuerpos se juntaron. Le hice el amor como unos veinte minutos, mientras escuchaba sus gemidos y sus gritos cada vez que se corría, hasta que le dije que me iba a correr yo.
Salí de ella y le dije que sacara la lengua. Así lo hizo y allí le eché todo mi semen. Una vez terminado de correrme, simplemente, metió la lengua con mi semen, tragándoselo. Una vez duchados, nos vestimos y salimos a recorrer la ciudad. Antes de salir le pedí que me masturbara y cuando estaba a punto de acabar, la hice sentar, le levanté la camiseta, luego un poco el sujetador y eyaculé en sus grandes tetas, mojándole así también el sujetador para que, de esa forma, me pudiera sentir todo el día. Por la noche no lo pudimos hacer porque al esposo se le ocurrió alquilar una película y se quedó hasta tarde viéndola. A la mañana siguiente, apenas el marido salió al trabajo, me llamó a su habitación y lo hicimos en la todavía caliente cama de su marido. Justo donde él se había recién levantado para ir a trabajar, me acosté yo, ella encima de mí, y lo hicimos toda la mañana. Al mediodía, ya tenía ella mi semen en el culo, en su espalda, en su abdomen, en su cara, su boca y en su pelo. Cuando yo pensaba que ya no habían más sorpresas, sacó una caja del armario y me mostró su traje de novia. En ese momento supe que estaba en el cielo. Le pedí que se lo pusiera, a lo que accedió de inmediato.
Con todo el semen que tenía en el cuerpo, le quedaba espectacular el vestido de novia. Quería repetir conmigo su noche de bodas, ya que su marido se habían pasado de copas y no pudo disfrutarla a plenitud. La puse de espaldas en la cama, le subí el vestido y la penetré despacio, con delicadeza. Ella pasó sus manos por mi cuello y empecé a hacerle el amor despacio, vestida de novia.
El solo hecho de verla así de caliente y con ese vestido me hizo acabar pronto. Cuando me iba a venir, saqué mi pene y bañé con mi semen todo su blanco vestido. Nos quedamos fumando un cigarro mientras hablábamos de como su marido estaba trabajando mientras nosotros lo pasábamos a lo grande en su cama.
Terminado el cigarro, tomó mi polla y la empezó a chupar. Estuvo así como diez minutos hasta que le dije que se acostara. Puse mi polla entre sus tetas y así empecé a masturbarme, mientras la punta de mi rabo estaba en su boca, con el velo en su cara. Saqué mi polla y se lo metí de una vez en su chocho que estaba muy húmedo. Ella me pedía que se lo hiciera más fuerte, más rápido. Me lo pedía por favor. Se corrió unas tres veces haciendo que su vagina estuviera completamente encharcada. Ambos estábamos al máximo, muy calientes.
Fue entonces cuando le dije muy excitado:

_2678

– ¡No puedo más, me voy a correr dentro de tu coño!
Ella abrió los ojos, primero con sorpresa, luego con complicidad, pero al final me dijo:
– ¡Sí, hazme tuya, haz lo que quieras con mi cuerpo!
Seguí bombeando como treinta segundos más, hasta que sentí que mi semen salía disparado hacia su coño. Ella notó mi semen en sus entrañas y volvió a abrir los ojos para, luego, llegar al orgasmo. Ese día lo seguimos haciendo pero ahora siempre me corría dentro de ella. Su vagina estaba resbaladiza con todo mi semen. Antes de llevarme al aeropuerto de regreso, pasamos por donde su marido trabajaba despidiéndome con un fuerte abrazo y dándole gracias por la hospitalidad que me brindaba. Su esposa le dio un beso diciéndole que volvía pronto, sin que él supiera que hacía menos de media hora, esa misma boca y no solo su boca, sino su chocho y su cuerpo estaban llenos de mi semen.
Camino al aeropuerto, pasamos por un motel para hacerlo un par de veces más, después tomé mi avión diciéndole adiós con la mano.
Volvía a ver a mi “prima” en otras ocasiones, pero ya os lo contaré próximamente.
Un saludo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"relatos roticos""porn gif trio""porno erotico"revistaclima"charo medina relatos""relatos eroticos.es""lib porno""relatos porno playa""tetazas gif""relatos eros""relatos de sexo con maduras"revistaclima.com"relato erotico infidelidad""relatos sexuales""mamada final feliz""relatos porno abuelas""relatos eroticos lesbianas""rwlatos eróticos""relatos de sexo no consentido""revista clima..com""super tetas naturales""relatos exóticos""relatos eróticas""relatos eroticos de sexo con maduras"www.revistaclima.com"fotos revista clima"www.revistaclima.com"relatos de charo medina""silvia saint""relatos charo medina""relatos calientes""consolador nacho vidal""relatos revista clima""relatos eroticos revista clima"www.revistaclima.com"relatos de mujeres sumisas""relatos revista clima""relato eróticos""relatoa eroticos""historias eroticas""relatos sexuales""revistas porno""relatos x""relatos de orgias""relatos de charo medina""relatos eroticos en la playa""relatos eròtics""clima revista x""revisya clima""relatos nudistas""relatos sex""reletos porno""relatos clima"climarelatos"relatos casadas""revista climas""relatos eroticos sumision""relatos orgias"revistaclima"tetona tatuada""relatos pornográficos""rita faltoyano anal""leer porno""revista clima es"www.revistaclima.com"relato no consentido""relatos eroticos de mujeres maduras""eroticos profesionales""revist clima""relatos pono""relatos de sexo con maduras""revista clima com""relatos eeoticos""relatos revista clima""revista clima relatos""revista clima fotos""porno intercambios de parejas""todo re latos""carmella bing 2018""clima relatos""relatos eroticos con maduras""revista clima relatos""telatos eroticos"relatoseroticos"videos eroticos amateurs""relatos erotiicos""clima revista x""cuarteto bisexual""relatos erotiicos""fotos revista clima""revista clima com"revistaclima"eroticos profesionales gordas en bilbao"