Relato erótico

Día productivo

Charo
19 de noviembre del 2019

Hacia un día excelente, son amantes del nudismo y les gusta exhibirse. Fueron a una cala, a la que solo se podía acceder con barca, y se proponían pasar el día desnudos y follando.

Joan – Palma de Mallorca
Amigos de Clima, después de mucho pensarlo, de leer muchos relatos en estas páginas, me he decidido a probar esta nueva experiencia. En todos los relatos, o en su gran mayoría al menos, la descripción que se hace de la mujer protagonista es, básicamente el mismo, o sea, todas están súper buenas.
Eso me pone en un dilema porque no quiero ser otro más que describe a su mujer a través de los ojos del amor y/o la pasión que sienta por ella o la chica con alta autoestima que se siente divina. El asunto es que mi mujer está realmente así, sencillamente espectacular, no siendo yo el único que opina de esa forma. Ella es alta, 1,70 m de estatura, pesa unos 60 Kg, piel blanca, pelo rojizo. Su piel es suave, especialmente en su espalda que termina en unas soberbias nalgas que me enloquecen, y está bronceadita por continuas sesiones de sol en el club, que dejan las tan sexys marquitas del tanga que usa siempre.
Sus pechos, que ahora son más grandes y más bellos, parece que quisieran romper la tira que sostiene la parte de arriba de su bikini.
De unos años para acá, hemos vivido nuevas experiencias sexuales como aderezo a nuestra relación, ya que, aunque la rutina no está presente en nuestro matrimonio no íbamos a esperar para tomar cartas en el asunto, además era muy divertido y excitante. Comenzamos jugando por webcam con parejas con nuestros mismos gustos, ver y ser vistos, descubriendo que me enloquece que miren a mi mujer. Esto nos llevó al siguiente paso que fue el exhibicionismo, teniendo diferentes escenarios como la playa, hoteles, autopistas, etc. Ella, aunque se hace la dura, se excita mucho sabiendo lo que provoca en los que la miran, se moja toda y yo pago las consecuencias luego, con mucho gusto claro está.
En una ocasión, nos escapamos a una playa, a la que solo se accede con una barca. Queríamos estar solos y follar al aire libre. Ella iba con unos shorts de jeans que dejan literalmente la mitad de sus nalgas al aire y arriba solo el pequeño bikini que, como conté antes, estaban a punto de romperse los tirantes.
Al llegar a la playa, alquilamos una barquita que nos llevara la cala que queríamos visitar. Por el camino se me ocurrió preguntarle al, digamos marinero, que si no conocía un sitio solitario por que estábamos de aniversario y queríamos privacidad, respondiendo este que sí, mirando a mi mujer con ojos de total lujuria, y nos dirigimos la calita. Ante ese paisaje y con ese sol tan precioso, mi mujer se medio incorporó, quedando sus nalgas en pompa para él, se bajó el mini short y luego le preguntó al hombre que si no le importaba que se quitara la parte de arriba, respondiéndole él que de ninguna manera.
Lo que vino después hasta a mí me sorprendió porque no estaba en nuestros planes, ya que ella se quedó en top-less sin ningún pudor ante el atónito tipo que le miraba esos pechos a menos de un metro de su cara, no aguantándose más y diciéndome que lo disculpara, pero que mi mujer estaba demasiado buena, que nunca había visto unas tetas así, solo en revistas.
Confieso que estuve a punto de decirle que se los tocara, pero me contuve porque el hombre estaba con una erección evidente y no sabía si ella se dejaría. Mi mujer se sentó a mi lado, frente al hombre, por cierto un tipo delgado como de veintitantos, y no diré que era un adonis tampoco. Los pechos de ella saltaban ante sus ojos durante el resto del trayecto y, al llegar por una vía escondida entre los manglares, me bajé de la barca, bajé las cosas y, a propósito, le pedí al hombre que ayudara a mi mujer hasta la arena.

img_2265

Ella pilló la intención de inmediato y se sentó en la borda para que él la cogiera, pasándole las tetas muy cerca de la cara al sostenerla y quedando el izquierdo presionado contra su pecho y el derecho siendo tocado por sus dedos. Al ponerla en la playa, ella disimuladamente se le recostó de espaldas sintiendo en sus nalgas la erección del pobre, según me contó después.
Atravesamos un trecho entre palmeras y salimos al otro lado que es una pequeña playa, me cercioré que el chico se fuera, pero le pedí que nos recogiera como a las cuatro de la tarde. Con esa playita sola para nosotros, fuera ropas y pasamos así, desnudos todo el día.
Ella parecía una diosa, desnuda y muy excitada pidiendo sexo. ¡Que visión tan alucinante verla salir del agua como su madre la trajo al mundo a buscar en nevera portátil otras bebidas! Eso no se me olvidará nunca. Al rato, en plena faena sexual, en una parte con muy poca profundidad y ella sobre mí, oímos un ruido y nos giramos para ver a dos pescadores que estaban llegando sin darse cuenta de nuestra presencia al principio, pero al dar un vistazo, nos pillaron. Yo en realidad me asusté un poco, solos en ese sitio y con dos desconocidos a unos treinta o treinta y cinco metros de nosotros, me incorporé y ella les ofreció la vista de sus vidas, pues no se tapó ni mucho menos.
No pude enfadarme y menos cuando los pescadores se disculparon por interrumpirnos, diciéndonos que solo pescarían por una hora y se irían. Al ver que se metían en el agua nosotros seguimos con lo nuestro, aunque yo estaba aún más excitado porque ella les había dejado ver todo su cuerpo desnudo y volví al ataque con más bríos, haciéndola orgasmar varias veces, teniendo yo también mi propia satisfacción, pero a se nos olvidaron los pescadores que, al cabo de la hora, volvían a la playa. En esta ocasión, ya con el efecto del licor desinhibiéndonos, no nos importó mucho y mi mujer les preguntó si habían sacado algún pez para que nos lo vendieran y acercándose hasta donde estábamos, el más joven de los dos, de fisonomía similar al barquero, pero más joven quizá más definido su cuerpo.
A todo esto recuerdo que estábamos los dos, mi mujer y yo, totalmente desnudos, y cuando el chico llegó hacia nosotros pudo ver a mi mujer a su antojo y ella lo disfrutó exhibiéndole su belleza como quiso. Yo, y no me da pena decirlo, con la polla súper erecta por la situación, le dije al chico que no me hiciera caso, que disfrutara del panorama que se le ofrecía a la vista porque, a lo mejor, no tendría otra así en su vida. Pactamos el precio y él comenzó a prepararnos los pescados, quedando mi mujer frente a él sentada sobre sus pies y con las rodillas juntas. En esta posición, al rato se quejó de que se le “dormían” las piernas, se levantó poniéndole ese inigualable culo al nivel de los ojos del muchacho, quien no se cohibió de mirarlo, y se sentó poniendo las nalgas directo en la arena, con los pies hacia delante flexionando y separando un poco las rodillas mostrándole su sexo de frente al joven pescador que tenía su traje de baño a punto de rompérsele.

img_2350

Ella estaba excitadísima y se lo dijo. Le dijo que iba a reventar el traje de baño, contestándole él que qué quería que hiciera si lo que estaba viendo lo tenía así, comenzando una conversación entre ellos en la que yo solo era espectador. Conociendo a mi mujer, yo sabía que estaba que volaba de lo caliente, y no me sorprendió que le preguntara que era lo que más le gustaba de lo que veía, diciéndole él que se levantara para verla mejor y decidir, cosa que ella hizo inmediatamente, dando una lenta e interminable vuelta ante los ojos vidriosos del pescador, que le dijo que si la podía tocar. En ese momento me acordé del otro pescador y lo busqué con la mirada, viéndolo dormido, recostado de una palmera. En eso el muchacho me dijo:
– Tranquilo, que ese está durmiendo la resaca de anoche – mientras ponía ambas manos en la nalgas de mi mujer que le ofrecía su espectacular culo sintiendo por primera vez en su piel unas manos que no fuesen las mías.
– Señora, sus nalgas son preciosas, me gustan mucho, pero falta probar más – le decía.
Yo me estaba pajeando, para qué negarlo, entonces ella se giró y él se levantó agarrándole los pechos y sobándoselos dando mi mujer un pequeño paso hacia delante, eliminando la mínima distancia entre ambos, pasando una mano de un pecho a una nalga, pegándola contra sí. Comenzó a besarle el cuello y se acercó a su boca, pero ella no quiso que la besara, pero ya su mano estaba en el paquete del pescador y vi, otra primera vez, como mi mujer pajeaba otra polla que no fuera la mía.
La mano del pecho bajó a su sexo y ella abrió un poco las piernas dejándose acariciar su clítoris y meter los dedos en el coño. Su respiración estaba alterada por la excitación y me miró buscando algo que le dijera que hacer. Yo le hice una seña con la cabeza y ella se agachó, comenzando a chupárselo con muchas ganas, tantas que el pobre no aguantó y le soltó el chorro con apenas tiempo de quitarse para recibirlo en los pechos.
A esa edad, la polla no se baja por acabar tan rápido y ella se lo llevó a lavar al mar, volviendo en pocos momentos a donde yo estaba sentado mirando aquello. Ella se arrodilló frente a mí y comenzó a chupármela poniéndole en pompa el culo al pescador, que se acercó con intención de penetrarla, pero ella le dijo que no, que solo le permitía lamérsela, metiendo entonces su cara entre las nalgas de mi mujer y si yo no me hubiese corrido ya al menos dos veces lo hubiera vuelto a hacer.
Ver a mi mujer a cuatro patas, chupándome la polla y siendo follada frente a mis ojos era de vicio. Ella se corrió tres veces, luego fue a lavarse de nuevo y volvió, pero entonces, dándose la vuelta, me invitó a comerle el coño mientras ella se deleitaba con la tranca del otro, que esta vez aguantó más, pero no mucho, pidiéndole ahora que se corriera en sus nalgas, por lo que pude ver como le corría la leche por ese culo que me vuelve loco.

img_2383

Ella se quedó así, con la leche encima, mientras yo sacaba el dinero para pagar los pescados, aprovechando el tipo para darle los últimos manoseos en las tetas y las nalgas llenas de su descarga, dando en ese momento la visión más erótica que he tenido de mi mujer en todo lo que llevamos juntos. Ya eran las cuatro menos cuarto y en cualquier momento llegaría el barquero, que vería a mi mujer desnuda totalmente. Cuando llegó, instantes antes de que ella se pusiera su diminuto bikini, la volvió a coger en brazos para montarla en la lancha. El resto solo fue el viaje de regreso y la exhibición ligera al barquero como para cerrar con broche de oro.
Saludos y espero volver a escribir pronto contando una nueva experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"relatos eroticos online""relatos madura""contactos eroticos bcn"revistaclima.com"rubia bien follada""relatos de charo medina"123amater"clima revista x""revista climas""mis relatos xxx""relatos reales eroticos""relatos eroticos en la playa""pornochacha barcelona""tetas naturales enormes""relatoos eroticos""los mejores relatos eroticos""relatos sex""relatos poeno"eroticos"relatos eroticos amateur""porno libre""rekatos porno""porno para mujeres heterosexuales""laurita peralta"revistaclima.com"revita clima""revistas porno online""relato sexo""relatos eroticos clima""camareras cachondas"www.revistaclima.com"ver revista clima""relatos porno lesbianas"morbototal"relatos erótico""relatos sexo no consentido""revista xxx""porno para hombres""relatis eróticos""relatos tetonas españa"relatosmaduras"revista supertetas""revista clima com""relaos eroticos""relatos porbo""vaya tetas""cuentos porno""fotos revista clima""pareja bisex madrid""relatos eróticos no consentido""relatos sexys""fotos revista clima""relatos erticos""revista clima fotos""muchas pollas""leer porno""relatos charo medina""relatos de charo medina""porno para mujeres heterosexuales""cuentarelatos eroticos"www.revistaclima.com"relatos de intercambio de parejas""charo medina revista"relatos.porno"relatos charo medina""relatos eroticos breves""relatos de sexo anal""relatos tetonas españa""revista clima..com"viciosilla"trio erotico""relatos cortos eróticos""latos eroticos""relatos ero""relatos tetonas""follada por todos los agujeros""trios eroticos""mamada a dos bocas""cuernos consentidos""www revistaclima com""relatos erotocos""relatos porno incesto""relatos eroticos playa nudista""relatos picantes""relatos erótico""textos porno"revistaclima"relatos heroicos"