Relato erótico

Había “buen rollo”

Charo
16 de septiembre del 2019

Era su compañera de trabajo y de cada vez que hablaban o se encontraban por la oficina, se miraban mutuamente. Los dos sabían que había algo más que simple atracción, y llegó el día en que lo confirmaron.

Pedro H. – CADIZ
Era uno de esos días en que todo te sale mal por cualquier motivo, ya sea que no es tu día o por que el destino te juega sucio, ya eran como las seis de la tarde, cuando noté que la oficina se estaba quedando sola y yo todavía liado con algunos problemas, cuando de pronto se acercó a mi mesa una compañera a quien llamare Sonia. Con ella he tenido alguna conversación y algunos cruces de miradas dándonos a entender que había algún interés por ambas partes de hacer algo, pero todo ello solo quedaba en eso, unas simples miradas.
Cuando llegó frente a mí, me preguntó que si estaba muy ocupado y le contesté que sí, que tenía un problema y no conseguía resolverlo. Ella, entonces, añadió que también tenía un problema con unos asuntos de contabilidad y que como yo era el responsable venía a ver que podíamos hacer ya que los tenía que entregar al día siguiente.
– Pues esto te va a costar un buen billete porque son horas extras – contesté con una voz medio picarona sabiendo que no había nadie cerca.
Pero sin esperármelo recibí una respuesta muy tentadora y a la vez en doble sentido
– ¿Pues qué tal dos euros?
– No sé, pero me parece poco – dije.

IMG_0061p

Estaba sentado en mi silla mirando al ordenador y de espaldas a ella, cuando sentí sus manos sobre mis hombros iniciando un delicioso masaje. Admito que me sorprendió ya que jamás había tocado mi cuerpo ni siquiera un saludo con la mano. Me quedé sorprendido pero seguí haciendo como que trabajaba y a la vez disfrutando del masaje. Le pregunté que cual era su problema. Conecté su trabajo en mi ordenador y tras cinco minutos de masaje le dije que sus problemas se habían ido, y que todo era una falla en la conexión a la base de datos.
– Pero creo que dos euros no es suficiente – le dije en broma.
– ¿Quien dijo que era dinero? – me contestó ella con su voz sensual – Me refería a dos pezones.
Me quedé paralizado cuando recibí la respuesta pero luego entré en el juego, levanté la mano y agarré mi primer “euro”. Fue un ligero apretón pero debí hacerlo bien ya que en seguida me dijo:
– Te falta el otro.
Hice lo mismo con la otra mano y me quedé con mi premio por haber hecho un favorcito. Pero el gusto no me duro tanto, ya que se oyeron unos ruidos en el pasillo y ella se apartó dándome las gracias.
Pasaron los días y de vez en cuando nos conectábamos con el Messenger y hablábamos yo solo me dedicaba a sondear el terreno ya que me pasó por la mente que fuera una broma o una apuesta que hubiera hecho con sus compañeras o con sus amigas.
Una tarde, nos quedamos solos y vino a mi despacho. Acercó una silla, se colocó detrás de mí y sin decir ni media palabra empezó a masajearme.

IMG_0062p

Notaba el roce de sus tetas de vez en cuando y poco a poco mi polla empezó a ponerse tiesa y caliente. Sin pensarlo giré mi silla y la senté en mis piernas frente a frente, comenzando a desabrochar su blusa y ella, como sabía que no había nadie, quitó el sujetador, y dejó ante mis ojos unos pechos hermosos al los cuales no dejé escapar, los tomé con ambas manos, los acaricié y los besé. Me los comía y apretaba suavemente, pero después de un rato vi que ya era tarde y que no tardaría en pasar el conserje a hacer la ronda de las 12, así que le sugerí que continuáramos otro día. Es cierto que cuando hay oportunidad hay que aprovecharla, pero nos arreglamos y nos retiramos.
Al día siguiente, al volver de comer, nos topamos en la entrada y me comentó que el trabajo se había hecho satisfactoriamente y que el cliente le daría el visto bueno, que nuestro jefe estaba contento con nuestro trabajo y como sabía que habíamos hecho horas extras nos dio la tarde libre
Una sonrisa broto de mi rostro y ambos nos fuimos a nuestras mesas a ordenar las cosas y acordamos en vernos en alguna parte para ver si podíamos hacer algo. Ella salió primero y caminó algunas manzanas, yo salí, fui al parking y salí en mi coche. Al llegar al lugar acordado, paré a su lado y subió diciéndome:
– Creí que no ibas a venir.
– Y perderme la oportunidad de conocer algo más de ti, ni soñando – contesté.
Cuando estábamos llegando al hotel, le dije:
– ¿Estás segura de lo que vamos a hacer, estás segura de que es esto lo que quieres? Lo que contestes será bien recibido.
– Vamos a disfrutarlo mientras dure ¿no crees? – me contestó.

IMG_0068

De mutuo acuerdo entramos en el hotel y nos dirigimos a la habitación, la inspeccionamos descubriendo el jacuzzi, y dije que me daban ganas de meterme a darme una buena ducha, invitándola a acompañarme.
– Bueno – contestó – pero vamos a hacerlo algo interesante, ¿qué tal si yo te desvisto y tú haces lo mismo conmigo?
Me acerqué a ella y la tomé en mis brazos, besé su cuello y acaricié su trasero con ambas manos, pero ella cometió el error de decirme que su punto débil era su cuello así que lo besé con pasión y con deseo haciéndola retorcerse de placer, desabroché su blusa y pronto tuve sus pechos libres. Total que en minutos, estábamos en pelota picada. Llevaba el chocho depilado, cosa que me enloquece.
No hace falta que os diga que mi rabo estaba duro, tieso y a punto de explotar. Nos metimos en el agua y empezamos a morrearnos y a restregar nuestros cuerpos. El placer añadido que nos proporcionaban las burbujas y los chorritos de agua, ayudaron a potenciar nuestra calentura.
Ella respiraba entrecortadamente y decidimos que había llegado el momento de salir del jacuzzi, así que me levanté y la invité a salir, cogimos unas toallas, nos secamos mutuamente y así desnudos nos dirigimos a la cama donde la recosté y me arrodillé cerca de la cama. Ella, con las piernas abiertas y los pies todavía en el suelo, me mostraba su pequeño secreto, ese delicioso coño recién depilado, al que me dediqué a explorar. Lo abrí delicadamente con mis dedos y vi ese delicioso clítoris, no dudando en comerme su chochito despacio. Pasé la lengua por su entrepierna, sus muslos, hasta que después de un rato me decidí a lamer su clítoris y una vez que vi que ya estaba lista para recibir una lengua que la hiciera sentir bien, lamí con cuidado, y al solo tacarlo vi como se estremeció, lamí un poco más notando que empezaban a brotar sus jugos, pero sin previo aviso, noté que se levantaba y me decía:
– Ahora sigo yo, déjame devolverte esas sensaciones.

IMG_0078p

Me cogió de la mano y cambiamos posiciones, ahora estaba yo en la cama y ella se había arrodillado frente a mi polla y un poco tímida al principio, la cogió, la movió y la puso cerca de su boca, la besó en la punta y procedió a metérsela, a lamerla y darle unas cuantas chupetadas, dejándola unos segundos en su boca, notando yo como crecía dentro de ella.
Después, la agarró y empezó a chuparla, pero no pude aguantarme las ganas de ver lo que solamente había pasado por mi mente tantas veces, la idea de ver esos labios mamando mi polla, así que lo hice, me enderecé y ahí estaba ella con esos morros mamando. Ella me miró y yo la dejé que siguiera un poco más, lo suficiente para mantenerme firme, así que le di mi mano y la invité a levantarse, nos recostamos sobre la cama y ella se subió sobre mí, me acomodé, puse mi miembro cerca de su entrada y le dije:
– Cuando gustes y como gustes, ahora tú mandas.
Ella lo situó con su mano y lo introdujo poco a poco, disfrutando el momento. Aunque quería sentirlo todo hasta adentro, sabiendo que ella mandaba, comenzó a moverse arriba, abajo, con su ritmo, ella sabia como, ella buscaba el encuentro con su punto, los toques que la harían explotar, cabalgó unos minutos hasta que me dije:
– Tengo un gusto tremendo, sabes que no eres el primero, pero eres uno de los únicos.
Oyendo esas palabras, se me endureció más, la cogí en mis brazos, ella todavía ensartada, y comencé a chupar sus pechos que tanto me habían gustado. Luego la recosté a mi lado, la coloqué boca arriba y le dije:
– Ahora mando yo, ¿estás lista?
No esperé respuesta, me coloqué sobre ella y me introduje lentamente en su coño, con cuidado, separé un poco sus piernas y empecé una serie de embestidas, hasta que cogiendo sus piernas y levantándolas un poco, le hice sentir el golpeteo de mi polla dentro de su coño y mis testículos en su ano. Esa sensación la llevó al orgasmo y como no soy el gran semental, casi enseguida me corrí, aunque para evitar problemas de 9 meses, terminé fuera, sobre su vientre, luego me acosté a su lado y descansamos un rato.
No fue la gran aventura, ni la experiencia maravillosa que algunos pregonan, simplemente fue placer compartido, simple y sencillo, entrega sin esperar algo a cambio y ambos satisfechos, nos levantamos y nos aseamos un poco, nos preparamos para marchar y regresar a la vida normal. Salimos, me dirigí lo más cerca que pude de su casa y la dejé para que tomara un taxi.
En fin, las cosas que pasaron después serán tema de otra historia que contaré más delante.
Saludos de los dos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies


"relatos de charo medina""relato pornos""leer relatos eroticos""maduras relatos eroticos""relatos porno españa"climarelatos"mamada a dos bocas""relatos revista clima""relatos xxx gratis""ralatos eroticos""trio sexo gif""relatos porno españoles""ver videos eroticos gratis"www.revistaclima.com"revisra clima""relatos eroticos de intercambio de parejas""sexo relato""leer porno""revista lib""relatos ertoticos""revista clim""relatos eroticos dominacion""relatos heroticos""revita clima""follada por todos"www.revistaclima.com"relatos de follar""revista clima relatos""camareras cachondas"revistaclima.com"kendra lust videos""leer porno""contactos intercambio de parejas""revista porno online""todorelatos pornos infidelidades""revista porno online""relatos eroticos porno""relatos exóticos""dame tu leche"revistaclima.com"relatos voyeur""maduras relatos eroticos""relatos charo medina""relatos eroticos breves""reltos eroticos""relatos de cuernos""relato etotico""revista supertetas""la mansion de nacho""relatos eroticos de abuelas""contactos lib""relatos erotocos""relatos eroticos playa""relatos tetonas españa""cuernos consentidos""relatos erotcos"www.revistaclima.com"maduras contactos"123-amateur"revista clima com""porno para mujer""porno beso negro""relaos eroticos""videos de pajilleras""tetas de jovenes""relatos erticos gratis""relatos exoticos""revista clima..com""relatos revista clima""revistas porno antiguas""sexo brutal""relatos porni""las cartas privadas de pen""follada universitaria""relatos porno lesbicos""relatos ertoticos""orgia playa""rebista clima""teen cachonda""relatos potno""rebista clima""nadia da ferro""relaros porno""relatos lib""revistas porno antiguas"relatoseroticorevistacharomedina"relato sexo""fotos revista clima""relatos porno lesbianas""revista porno"